Durante el verano, nos encanta aprovechar al máximo la piscina. Sin embargo, no podemos evitar el frío del exterior, por lo que tenemos que dejar de usarla durante las estaciones más frescas. No obstante, si eres de los que quiere disfrutar de ella todo el año, las cubiertas telescópicas son una de las mejores elecciones para instalar en piscinas de jardín.

Estas cubiertas nos ayudan a mantener una temperatura ideal, independientemente de la temperatura exterior. De este modo, podemos disfrutar de ella durante todo el año. ¿Quieres conocer más a fondo todos sus beneficios?

La temperatura

En ocasiones, no podemos disfrutar lo suficiente del jardín debido al frío. Pero, gracias a la cubierta telescópica, eso no será más un impedimento, ya que podrás seguir disfrutando de él, incluyendo la piscina, durante todo el año.

Para ello, simplemente sería necesario instalar las cubiertas alrededor de la piscina y, si queremos, incluyendo un trozo de jardín para poder tumbarnos con las hamacas o practicar algún deporte. Podemos incluir todo lo que necesitemos.

Tras la instalación, se consigue crear un microclima cálido gracias al sol o, incluso, con una bomba de calor, si contamos con una. Podremos disfrutar de una piscina climatizada y de un espacio con una temperatura ideal para realizar actividades como si estuviésemos al aire libre.

Cubierta telescópica antiaccidentes

En el caso de tener niños en casa, esta cubierta telescópica nos puede ayudar a prevenir los accidentes. Se puede usar como un escudo de seguridad para mantenerlos fuera de peligro, evitando que caigan al agua.

Cuentan con un sistema de seguridad en su cierre para que, de este modo, el acceso a los más pequeños de la casa no sea fácil.

Apertura de la cubierta

Aquellas que disponen de cubiertas móviles, se abren y se cierran dependiendo del uso que queramos darle, ya sea piscina o una zona que esté cubriendo. En este tipo, podemos destacar dos clases de cubiertas: bajas y altas.

  • Cubiertas bajas: permiten el acceso a la piscina únicamente con abrir uno de los módulos, aunque también cuentan, en ocasiones, con alguna puerta frontal o lateral para no tener que abrirla a la hora de bañarse. Cuentan con una apertura y cierre muy cómodo y fácil de manejar.
  • Cubiertas altas: se suelen instalar cuando se cuenta con bastante espacio alrededor de la piscina. De este modo, se puede aprovechar al máximo el espacio, sin importar el mal tiempo. Son muy sencillas de abrir, incluso algunas cuentan con un sistema automático.

¿Qué clase de piscina tienes en tu jardín? ¡Cuéntanos de qué espacio dispones y te asesoramos para aprovecharlo al máximo!