En este ‘post’ vamos a hablar de cómo climatizar la piscina para que puedas disfrutar de ella durante todo el año. Te detallaremos las distintas alternativas que tienes, y haremos un especial hincapié en las ventajas que pueden ofrecerte los techos y cubiertas.

Así, te daremos soluciones para mantener una temperatura del agua óptima para el baño y poder sacarle a tu piscina un mayor partido, sin que su uso tenga que estar restringido a los meses de verano.

Cómo climatizar la piscina de manera adecuada

A la hora de plantearte cómo climatizar la piscina debes tener en cuenta factores como las características de tu instalación, durante qué periodo de tiempo quieres usarla o, los grados a la que te gustaría que se conservase el agua. En función de estos aspectos deberás emplear algunos de estos sistemas o una combinación de varios:

  • Cerramientos: ya sea con techos fijos o móviles, van muy bien para aclimatar piscinas. Además al estar elaborados en materiales robustos y duraderos su mantenimiento es mínimo.
  • Cubiertas altas, cubiertas bajas y cobertores: dependiendo del caso concreto, estos sistemas pueden ser la opción más práctica y eficiente. También, tienen otras importantes ventajas adicionales como la seguridad que ofrecen a niños y mascotas, un gran ahorro de agua, un menor uso de productos químicos y un más sencillo mantenimiento de la piscina.
  • Sistemas de calentamiento: aquí entrarían las bombas de calor, calentadores, intercambiadores de calor eléctricos, paneles solares… En general todos ofrecen una buena climatización, pero a excepción de los paneles implican un mayor consumo energético. Que siempre podrá disminuirse si se usan en combinación con la cubierta adecuada.
  • Deshumidificadores: ideales sobre todo para piscinas de interior. Existen distintas alternativas como consolas de deshumidificación, sistemas empotrados y centrales de deshumidificación.

Cómo climatizar las piscina con cubiertas

Las cubiertas de calidad pueden prolongar el periodo de uso de piscinas que incluso estén ubicadas en zonas de clima frío. Además, tienes varias opciones a elegir:

  • Cubiertas altas: existen modalidades fijas y telescópicas. Son perfectas ya que no solo puedes bañarte a lo largo de todo el año con ellas puestas, sino que también por su altura permiten estar dentro de la instalación de manera confortable. Durante el invierno puedes combinarla con otro sistema de climatización para no pasar nada de frío.
  • Cubiertas bajas: igualmente de tipo fijo y telescópico. Habitualmente se emplean para conservar el agua en buenas condiciones más que para climatizar, aunque hay algunos modelos intermedios en las que es posible bañarse cómodamente con ellos instalados.
  • Cobertores solares o de burbujas: estos se utilizan tan solo durante la temporada de verano, ya que concentran el calor del sol para elevar o mantener la temperatura del agua. Al tiempo que también evitan su evaporación.

Esperamos que te haya resultado de utilidad este ‘post’ sobre cómo climatizar las piscinas. Y si quieres hacerlo con techos o cubiertas no dudes en contar con COVERTTO. ¡Contáctanos y podrás disfrutar de tu piscina todo el año!