Todos estamos deseando que llegue el buen tiempo para poder disfrutar del sol y esas increíbles tardes de piscinas. Si tienes una piscina, sabrás lo esencial que es mantenerla en buenas condiciones, incluso en invierno, para poder disfrutar de ella en perfecto estado y que nos dure mucho más tiempo. A continuación, te damos una serie de consejos para el cuidado de piscinas. ¡Los más esenciales para todo tipo de piscinas! Aunque siempre tendrás que tener en cuenta las características de la tuya.

El cuidado de la piscina durante todo el año

Si queremos disfrutar sin problemas de nuestra piscina durante los meses más calurosos, lo ideal es llevar un buen mantenimiento todo el año, no solo en el momento de usarla. A continuación, te damos los mejores consejos para el cuidado de piscinas.

  • Mantén el pH del agua de tu piscina: los niveles correctos de pH se sitúan entre el 7,2 y el 7,8. Puedes utilizar un kit de mantenimiento que, con introducir un poco de agua de tu piscina, te dirá los niveles. Así sabrás cuánta cantidad de productos necesitas.
  • Cloro: lo mismo ocurre con el cloro. De hecho, esos kits de mantenimiento suelen indicar tanto el pH como el cloro del agua y te resultará muy fácil saber si debes añadirle y en cuántas cantidades. Estos dos cuidados evitarán la proliferación de hongos y bacterias y evitarán el agua de piscina turbia, blanquecina o incluso, verde. El cloro te ayudará siempre a mantener el agua limpia y transparente. En cualquier caso, si se observa que el agua se enturbia o coge un color extraño, lo ideal es hacer un tratamiento extra de cloro rápido.
  • Limpieza: es recomendable mantenerla limpia durante todo el año, especialmente si no la vaciamos, lo que, además, nos ahorrará el gasto de agua. Hay muchas maneras y soluciones en el mercado: un limpiafondos, una depuradora, etc. Si no tienes muy claro cuál es la mejor solución para el cuidado de tu piscina, lo mejor es consultarlo con un profesional. Tanto los limpiafondos como las depuradoras, necesitarán sus propios cuidados y limpieza, según el modelo. Por ejemplo, de los filtros.
  • Aspectos físicos de la piscina: es recomendable mantener un buen nivel de agua, así como asegurarse de que no existen fugas o, por ejemplo, desprendimientos de azulejos. También es recomendable limpiar los alrededores y las paredes o el fondo, si es necesario, cuando vaya a usarse de nuevo.
  • Cubiertas: Si tu piscina no tiene cubierta, puede ser una buena idea para mantener todo el espacio controlado además de subir unos cuantos grados la temperatura. Así mismo, es recomendable taparla durante el invierno, por ejemplo, con cubiertas de lamas.
  • Si tu piscina es de sal: tendrás también que medir el nivel de sal, así como ajustar el clorador salino.

En cualquier caso, lo mejor es conocer bien tu piscina y sus propios sistemas para saber exactamente cómo mantenerla siempre perfecta. Si tienes dudas, ponte en manos de profesionales que te aconsejarán de manera personalizada y te darán las mejores recomendaciones para el cuidado de tu piscina.