¿Quién no ha buscado alguna vez un hotel con piscina para sus vacaciones? Cuando salimos de nuestra rutina y queremos desconectar, nos fijamos en las instalaciones de los hoteles y, cuantos más servicios nos presten, más opciones de reserva tendrán.

En verano es casi imposible conseguir reservar un hotel con piscina, pero… ¿has pensado en bañarte en la piscina en pleno invierno? ¡Te contamos las posibilidades que te da cubrir la piscina!

Ventajas de cubrir la piscina

Si quieres atraer a un público mayor al que ya tienes, necesitas realizar una serie de cambios que agraden más a los clientes. Cubrir la piscina puede ser uno de ellos.

Utilización de la piscina

Los turistas están acostumbrados a hacer uso de estas instalaciones únicamente en verano y, alargando mucho, a finales de primavera.

¿Te has planteado alguna vez cubrir la piscina? Si lo haces, podrás aprovechar la piscina prácticamente todo el año. Conseguirás una zona de descanso en torno a las piscinas, de modo que los clientes podrán estar tranquilamente tumbados en sus hamacas, a una temperatura ideal, aunque en el exterior haga mal tiempo.

Podrán bañarse en invierno a la vez que ven cómo llueve o nieva, sin notar las bajas temperaturas, gracias a la cubierta que les permitirá ver el exterior y sentirse como si estuvieran al aire libre, mientras disfrutan de un baño caliente.

Ahorro en el consumo

A las piscinas cubiertas se les puede sacar mucho partido. Además de poder utilizarlas durante todo el año, tienen la comodidad de que, en verano, se pueden abrir y dejar destapadas.

Si ponemos piscina climatizada en invierno, gracias a la cubierta podremos guardar mejor la temperatura deseada. De este modo, la temperatura será cálida y con un consumo un 50% menor que el de una piscina que no está cubierta. Además, podremos contribuir al medio ambiente disminuyendo el consumo y sin malgastar recursos.

Mayor seguridad

En los hoteles, contamos con toda clase de clientes. Puede haber familias con niños, gente joven, gente de mayor edad… y, contar con una piscina, puede llegar a resultar peligroso. Si tenemos la piscina cubierta podremos controlar que nadie acceda a ella cuando queramos mantenerla cerrada.

Los niños pequeños son el mayor peligro cuando hablamos de piscinas. Para los padres, que este tipo de recinto disponga de una única entrada a través de una puerta de seguridad, sin poder acceder directamente, los tranquiliza.

¿Necesitas saber más sobre por qué cubrir la piscina te beneficia? Consúltanos y te aconsejaremos sobre todas las opciones que se amolden a tu proyecto.