Existen muchos tipos de cubiertas bajas dependiendo de su forma, del material con el que están hechas y de si son fijas, desmontables o telescópicas. En el caso de las telescópicas, se pueden dividir en cubiertas bajas con y sin carril. ¿Cuáles son las grandes diferencias entre ambas?

Qué son las cubiertas bajas con y sin carril

Las cubiertas bajas, con o sin carril, son aquellas que tan solo se levantan unos centímetros sobre el nivel del agua de la piscina. A diferencia de las altas, las cubiertas bajas apenas dejan espacio entre la superficie y el techo de la cubierta.

Las cubiertas bajas con y sin carril comparten algunas ventajas. Ambas son de fácil apertura. Además, cuando llega el periodo estival no es necesario quitar y guardar cada una de las partes, como sí ocurre con otros sistemas para tapar la piscina.

Otro de los beneficios en común es que ambas cubiertas preservan de suciedad el agua, lo que reduce el mantenimiento y prolonga la duración del agua. Pero más importante aún, son el mejor sistema para evitar accidentes, especialmente de niños y mascotas.

¿Qué cubierta baja es mejor?

Aunque los dos tipos de cubiertas bajas prestan ventajas, hay algunas diferencias destacables entre ellas. Es importante que las tengas en cuenta porque, dependiendo del uso que le vayas a dar, puede que una te interese más que otra.

Características de la cubierta baja con carril

La cubierta baja con carril tiene unas guías que facilitan su apertura. Basta con empujar por un extremo para que todas las partes se desplacen al mismo tiempo, sin desviarse. Si se va a abrir y cerrar muchas veces por una sola persona, puede resultar más ventajosa.

Al estar encajada en los carriles es más difícil que el aire las desplace, por lo que también son las indicadas si se trata de una zona en la que habitualmente hay viento.

Características de la cubierta baja sin carril

La cubierta baja sin carril tiene ruedas para desplazarse. La gran ventaja de este sistema es que los laterales de la piscina quedan libres de obstáculos. Es la más recomendable si hay niños pequeños que corretean por los alrededores o si se salta habitualmente desde el borde.

Otra ventaja es que necesita menos mantenimiento que la guiada por carriles. Los carriles necesitan revisiones y limpiezas para que no se atasquen.

Cómo elegir una cubierta baja

Ahora que conoces las diferencias entre una y otra cubierta te será más fácil tomar una decisión. Sea cual sea la que elijas apuesta por la máxima calidad. El propósito es que dure muchos años en perfecto estado y eso solo se consigue confiando en una empresa reconocida, como Covertto. Entra en nuestro catálogo y elige la que mejor se adapte a tus gustos y necesidades.