Las piscinas de agua salada se popularizan poco a poco gracias a sus beneficios tanto para la salud como económicos. ¿Conoces sus diferencias con las piscinas tradicionales? Te contamos todo lo que tienes que saber sobre las piscinas de agua salada, sus ventajas e inconvenientes. ¡Quédate!

Piscinas saladas

Las piscinas saladas integran cloradores salinos que aprovechan la sal para generar cloro de manera natural. El clorador salino se coloca en el sistema de filtrado, generando cloro gaseoso mediante electrólisis. Este cloro es el responsable de desinfectar la piscina al disolverse en el agua, matando cualquier tipo de bacteria.

Las ventajas son:

  • Ahorro económico en productos químicos y mantenimiento: seguramente una de las ventajas más importantes. El consumo de producto químico se reduce considerablemente y automatizando el proceso de conversión de sal en hipoclorito, ahorrarás también en tiempo de mantenimiento.
  • La sal no picará tus ojos: hay que tener en cuenta que el nivel de sal es mucho menor que en el agua de mar, menos de una décima parte. Se trataría de una cantidad de sal similar a la que puede haber en una lágrima con lo que no picará en tus ojos como puede ocurrir en el mar.
  • Mejora tu salud (¡adiós al cloro!): el agua salada es más suave y menos agresiva con la piel que el cloro, por lo que te olvidarás de picores o enrojecimientos de ojos. Además, conseguirás un bronceado más natural, el cloro no dañará tu ropa de baño, tu cabello también estará más protegido y ¡la piscina no olerá a cloro!
  • Ecológicas: cuando el hipoclorito se descompone, se vuelve a convertir en sal. Se trata por tanto de un proceso limpio, ecológico y respetuoso con la naturaleza. Si te preocupas por el medio ambiente, ¡este es tu tipo de piscina!

Los inconvenientes son:

  • Precio de la instalación: la instalación de la cloración salina y regulación de PH suele ser más cara, rondando entre los 1.000 y 3.000 euros. No obstante, se podría considerar como inversión ya que a largo plazo se ahorra en gastos de mantenimiento y productos químicos.
  • Requiere un sistema de regulación automática de PH: esto evitará que tengas que medir el agua y agregar los productos necesarios diariamente, lo que podría resultar más caro y hacerte invertir más tiempo.

No hay inconvenientes más allá del precio de la instalación con el sistema de regulación. No obstante, si lo consideramos como una inversión, las piscinas de agua salada no tendrían ningún otro inconveniente.

Seguro que ahora tienes más claro si una piscina de agua salada resulta más conveniente para ti o no. Si, además, deseas cubrir tu piscina, en Covertto te asesoramos para que puedas disfrutar de un buen baño en cualquier momento del año.