Al contar con una piscina, ya sea de uso privado o público, debemos tener en cuenta cómo vamos a mantenerla y qué uso le vamos a dar, para así poder cubrirla de la forma adecuada.

A continuación, te vamos a dar algunos consejos que debes tener en cuenta a la hora de cubrir una piscina.

Puntos que necesitas tener en cuenta:

Cuando contamos con una piscina, nos gusta verla en todo momento con el agua bien limpia. Sin embargo, no es recomendable vaciar la piscina al terminar el verano, por razones tanto económicas como ecológicas.

El agua en la actualidad es un bien escaso, por lo que no debemos malgastarla. Por eso, una de las opciones para mantenerla limpia es cubrir la piscina. Si la tenemos al descubierto y queremos conservarla todo el año limpia, supone un gran gasto en depuradora, filtros, limpieza del agua, productos químicos, etc. No obstante, si esta permanece cubierta, se evita tanto el polvo como los insectos o las hojas. Además de la suciedad, también evitamos que se evapore, lo que supone un ahorro económico considerable.

Protección anticaídas. En el caso de ser una piscina pública, ya sea de un hotel, un centro deportivo o cualquier tipo de alojamiento, deberíamos plantearnos cubrir la piscina. De este modo, evitaremos cualquier tipo de caída o accidente que pueda producirse en torno a ella, siendo uno de los puntos más importantes.

La temperatura. Si vivimos en una zona con temperaturas frías, incluso en verano nos cuesta bañarnos o aprovechar la piscina en familia. Por ello, uno de los motivos para cubrir la piscina, es poder mantener una temperatura agradable. En caso de lluvia o nieve, podemos seguir utilizándola, ya que nos protege de las condiciones climáticas del exterior, con la ventaja de sentir que, aun con estas cubiertas, nos encontremos en el exterior.

Otro de los puntos que debemos tener en cuenta es el espacio con el que contamos. Debemos ver la cantidad de espacio del que disponemos para poder instalar la cubierta. Podemos cubrir únicamente la piscina, ya no solo por el espacio disponible, sino porque podemos querer un jardín en exterior y aprovecharlo más de esta forma.

Por otra parte, se puede cubrir la piscina y parte del jardín. Si vamos a utilizar la piscina durante todo el año, es lo más recomendado, ya que podemos aprovechar la parte del jardín para hacer deporte, leer o simplemente relajarnos, independientemente del clima.

Si lo que quieres es evitar alguna de estas situaciones y sacarle más partido a la piscina y a tu jardín, no dudes en cubrirla. ¡Tiene muchas ventajas!