Poner una cubierta a tu piscina te reportará muchos beneficios. Tal vez conozcas algunos y por eso estás pensando en poner una. Pero, seguro que después de leer estas siete razones estarás plenamente convencido de que es la mejor opción.

Las siete razones por las que poner una cubierta a tu piscina

Te vamos a dar siete razones de peso de por qué debes poner una cubierta en tu piscina. Como verás, todas ellas son muy importantes. Te evitarán disgustos y servirán para ahorrarte mucho dinero en el mantenimiento.

Seguridad para niños y mascotas

La primera de las razones por las que poner una cubierta a tu piscina es la seguridad. Si tienes niños o mascotas es imprescindible que instales algún sistema de protección. Con una cubierta y unos cuidados básicos tendrás la garantía de que no ocurrirá ningún accidente.

Ahorro de agua

Uno de los gastos que hay que asumir cuando se tiene una piscina es el consumo del agua. Aunque se recicle de un año para otro, una parte se evapora y hay que reponerla. La cubierta evita la evaporación del agua entre un 20 y un 70 %.

Ahorro de productos químicos

Una piscina cubierta necesita menos productos químicos. Se ve menos expuesta a los agentes nocivos del aire y necesita un menor tratamiento de choque al iniciar una nueva temporada. También sufre menos degradación por la influencia de los rayos solares, ya que los cristales utilizados contienen protección contra los rayos UV. Se puede evitar entre un 35 y un 60 % de químicos, lo cual es un ahorro de dinero y mantiene el agua más saludable.

Menos mantenimiento

El mantenimiento se reduce considerablemente con una cubierta. Se evita la caída de hojas, plásticos y suciedad, por lo que no es necesario dedicar tantas horas a la semana a quitar la suciedad de la superficie y los filtros.

Se prolonga la temporada de baños

Se estima que la cubierta puede mantener el agua hasta cinco grados por encima de la temperatura ambiente, aunque puede ser más en los días soleados. Esto prolonga la temporada del baño y el disfrute.

Baños en invierno

Utilizar la piscina en invierno es posible gracias a algunas cubiertas específicas. Si se dispone de un sistema calefactor para el agua y de una cubierta especial, puedes disfrutar de baños todo el año, incluso en meses fríos.

Ahorro de espacio y comodidad

Las cubiertas acristaladas son permanentes. Se pueden abrir o plegar por un sistema de raíles o bisagras. A diferencia de los cobertores que se ponen y se quitan, las cubiertas no necesitan un espacio de almacenamiento.

¿Dónde encontrar la mejor cubierta?

En Covertto tenemos una amplia gama de cubiertas para que elijas la que mejor se adapte a tus gustos y necesidades. Puedes verlas todas en nuestro catálogo online. Si tienes dudas, entra en la sección de contacto, elige una de las opciones y te asesoramos. Y si no encuentras lo que buscas no hay problema, te diseñamos una a medida. ¡Infórmate ahora!