Los cerramientos para piscinas se usan principalmente para poder disfrutar de las piscinas en las épocas menos cálidas del año. Además, cubrir la piscina ofrece seguridad y la mantiene limpia por más tiempo, sin tener que preocuparnos por el tiempo. ¿Sabes qué tipos de cerramientos para piscinas existen? Si estás pensando en cubrir tu piscina, pero no sabes exactamente qué cerramiento elegir, te damos las claves a continuación.

Cerramientos para piscinas

Los cerramientos más elaborados son las estructuras que cubren la piscina por completo. Sustituyen a las lonas tradicionales y otro tipo de cubiertas. Los cerramientos tienen grandes ventajas sobre las lonas, pero lo más importante es que son más seguros y nos permiten usarla en cualquier época.

Cerramientos fijos

Los cerramientos o techos fijos destacan por su gran solidez estructural, versatilidad y seguridad. Son especialmente utilizados en sitios de temperaturas bajas, de modo que no es necesario abrirlo o retirarlo en los meses de verano, aunque es muy común que disponga de aperturas, por ejemplo, laterales, para no perder esa sensación de estar al aire libre.

Otra ventaja es que apenas necesitará mantenimiento.

Cerramientos móviles

Los cerramientos o techos móviles se diferencian de los fijos en que disponen de una apertura en el techo que puede ser del 50%, el 66% o el 75%. Esto es una gran ventaja en los meses de verano de las zonas cálidas ya que permitirá correr el aire y olvidarnos del efecto invernadero.

Pérgolas bioclimáticas

La pérgola bioclimática se podría considerar una evolución de los cerramientos habituales. Está desarrollada especialmente para el espacio exterior y ofrece numerosas ventajas. Las pérgolas bioclimáticas permiten controlar las láminas del techo, así como otras posibilidades como la iluminación, sonido, confort térmico, etc. Esto permite disfrutar del espacio prácticamente en cualquier estación del año e incluso, si hace viento o llueve. Las condiciones meteorológicas ya no serán un impedimento. El control de pérgolas permitirá también controlar las zonas de sombra y sol, para que se ajuste perfectamente a tus necesidades. Ya no hay excusas para no disfrutar de ese espacio al aire libre, sea el mes que sea.
ca se podría considerar una evolución de los cerramientos habituales. Está desarrollada especialmente para el espacio exterior y ofrece numerosas ventajas. Las pérgolas bioclimáticas permiten controlar las láminas del techo, así como otras posibilidades como la iluminación, sonido, confort térmico, etc. Esto permite disfrutar del espacio prácticamente en cualquier estación del año e incluso, si hace viento o llueve. Las condiciones meteorológicas ya no serán un impedimento. El control de pérgolas permitirá también controlar las zonas de sombra y sol, para que se ajuste perfectamente a tus necesidades. Ya no hay excusas para no disfrutar de ese espacio al aire libre, sea el mes que sea.

Además de los tipos de cerramientos para piscinas a grandes rasgos, se pueden diferenciar también por la forma del techo (por ejemplo, un techo con cúpula o recto), su material, etc. Lo ideal si estás pensando en colocar un cerramiento en tu piscina es que te pongas en manos de expertos. Además, a veces es necesario una solución a medida según las características o la ubicación de la piscina.