Existen muchos tipos de cubiertas para piscina. Algunas están diseñadas para proteger la piscina de la suciedad y evitar accidentes, otras están preparadas para permitir el baño todo el año. Te hablamos de todas ellas a continuación.

Tres tipos de cubiertas para la piscina

A continuación, verás un breve resumen con tres principales tipos de cubiertas para piscina. Conocerlos te ayudará a tomar una buena decisión a la hora de elegir.

Cubiertas de PVC

Las cubiertas de PVC son una opción económica, a corto plazo, para mantener tu piscina resguardada de las inclemencias del tiempo, preservar el agua y evitar los accidentes más comunes. Dentro de este grupo hay varias opciones entre las que puedes elegir.

  • Cubiertas de PVC clásicas. Se anclan en diferentes puntos del exterior de la piscina y la cubren a ras de suelo. Preservan de gran parte de la suciedad y los rayos solares.
  • Cubiertas PVC con barras. Estas son igual que las anteriores, solo que tienen barras trasversales que aportan mayor seguridad.
  • Cubierta de lamas. Están realizadas con lamas de PVC rígido. Actúan como una persiana sobre el agua de la piscina y son más sencillas de extender y recoger que las anteriores.

Cubiertas bajas

Las cubiertas bajas son acristaladas y dejan un espacio entre el agua y la parte más alta. Las hay fijas y telescópicas. Las telescópicas están equipadas con ruedas o con carriles para facilitar la apertura.

Se suelen utilizar para preservar el agua durante los periodos de inactividad, aunque hay algunos modelos intermedios, que permiten el baño cómodamente en invierno. Se pueden diseñar para que quede un espacio en el que secarse.

Cubiertas altas

Para los que quieren disfrutar de los baños todo el año, las cubiertas altas son las mejores. Las hay fijas y telescópicas. Su altura permite que quede un espacio para el baño y otro en el que tumbarse a secarse. También se pueden aclimatar, para que no se note nada de frío durante el invierno.

Otros tipos de cubiertas y cobertores

Si bien te hemos hablado de los tres tipos de cubiertas para piscina más comunes, hay que decir que existen muchas más en el mercado. Su eficacia en inferior y tan solo se recomiendan como último recurso o para el uso puntual.

Por ejemplo, hay cubiertas químicas, que crean una capa protectora sobre el agua para minimizar la proliferación de algas y la putrefacción. Otro tipo de cubiertas son las de red, que sólo sirven para evitar la caída de hojas en el interior. Una más son las hinchables, que crean una burbuja plástica que aísla de la lluvia o el frío.

Apuesta por cubiertas de calidad

Si buscas una solución permanente y realmente eficaz, confía en las cubiertas que te ofrecemos en Covertto. Disponemos de diferentes modelos de cubiertas bajas, medias y altas. Tu piscina se mantiene limpia por más tiempo, ahorras en tratamientos e incluso te puedes bañar en los días más fríos. Pídenos información.