Conservar el agua de tu piscina todo el año es una gran idea. Hay más de una razón por la que deberías tratar de mantener el agua de un año para otro. Te explicamos por qué es recomendable que lo hagas y qué has de tener en cuenta.

Tres grandes ventajas de conservar el agua de tu piscina todo el año

El hecho de conservar el agua de tu piscina todo el año reporta cosas buenas para ti, para los que te rodean y también para el medio ambiente. Te mostramos cuáles son las tres principales ventajas de que lo hagas.

Conservar el agua de tu piscina es un ahorro de dinero

El agua aumenta su precio año tras año, especialmente cuando escasea. Conservar el agua de tu piscina todo el año evitará los vaciados anuales o los tratamientos de choque para recuperar el agua estancada. Tu factura lo agradecerá.

Conservar el agua de la piscina es más fácil

La tarea de vaciar, rellenar y adecuar el agua de la piscina todos los años no solo supone un esfuerzo económico, también puede resultar agotador. Sin embargo, el mantenimiento continuado del agua de la piscina será mucho más llevadero.

El medioambiente se beneficia de la conservación del agua

Dejar el agua sin cuidado durante el periodo en que no hay actividad y después tirarla al alcantarillado es un desperdicio. Espaciar por unos cuantos años la renovación total del agua es la acción más ecológica.

¿Cómo conservar el agua de tu piscina todo el año?

Pero mantener el agua de la piscina todo el año requiere tomar algunas medidas. ¿Qué hacer para que se mantenga en perfecto estado durante todo este tiempo? Presta atención a estos consejos.

  • Cloro líquido. Utiliza cloro líquido en vez de pastillas. Al deshacerse, el cloro en tabletas, en grano o en polvo deja un residuo denominado isocianuro. Este puede resultar tóxico si se acumula en exceso. Con el cloro líquido esto no ocurre.
  • Cubierta. Nada mejor que una cubierta para preservar el agua. Si se cubre, especialmente en el periodo de reposo, el agua apenas se ensucia y el mantenimiento es mínimo. En Covertto tenemos muchos modelos para tu piscina.
  • Cubierta química. La cubierta química es un producto químico que preserva el agua. Si lo utilizas en los periodos de reposo, aumentarás la duración del agua.
  • Calentar el agua. Es fácil dejar los baños cuando baja la temperatura. Existen medios para calentar el agua de una piscina. Si tienes una cubierta y el agua está a buena temperatura, te bañarás todo el año y el agua no se echará a perder en invierno.
  • Cambio cada cinco años. El cambio del agua terminará siendo inevitable, pero, con cuidados, puede soportar hasta cinco años o más.

Ten en cuenta estos consejos y ahorrarás tiempo y dinero. Además, cooperarás a preservar el medioambiente.