Actualmente, existen en el mercado muchas opciones a la hora de cubrir tu piscina y poder disfrutar de ella por más tiempo o, por el contrario, dejarla y que se mantenga limpia hasta que nos apetezca darnos un baño. A continuación, te contamos cuáles son las ventajas de una cubierta sobre un cobertor de piscina.

Ventajas de una cubierta

Existen muchas ventajas de una cubierta sobre otro tipo de cobertores de piscina. Una cubierta para piscina nos aporta:

  • Mayor limpieza: cubrir la piscina con una cubierta mantendrá el agua en buenas condiciones y conllevará menor mantenimiento y limpieza.
  • Mayor seguridad: al tapar la piscina con una cubierta, por ejemplo, de láminas, se evita que cualquier persona, niño o mascota pueda caer al agua por accidente o que la lona se rompa.
  • Mayor ahorro: gracias al menor mantenimiento, así como a la reducción de la evaporación del agua.
  • Mejor temperatura del agua: la cubierta mantendrá el calor durante más tiempo.

Sin duda, son ventajas interesantes a tener en cuenta. Además, según el tipo de cubierta escogida para la piscina, disfrutaremos de algunas ventajas extras. Por ejemplo, si se trata de una cubierta automática, será muy cómoda de poner y quitar ya que se hace únicamente apretando un botón.

¿Usar una cubierta o un cobertor de piscina?

Si te estás preguntando si es mejor usar una cubierta o un cobertor de piscina, todo dependerá de las características de tu piscina y tus necesidades.

Los cobertores de piscina tanto de verano como de invierno son grandes lonas que permiten tapar la piscina. Generalmente, están fabricados en PVC u otros materiales resistentes. Evitan que la piscina se ensucie con elementos del exterior, pero no evitan microorganismos que puedan surgir dentro del agua ni son tan seguras como una cubierta.

En general, hay muchas ventajas de una cubierta sobre un cobertor de piscina tradicional, como el mejor mantenimiento de la piscina, temperatura, etc. Y como hemos visto, también variará según el tipo de cubierta.

Por supuesto, también hay que tener en cuenta los inconvenientes. Un cobertor de piscina es más barato que una cubierta, aunque a largo plazo disponer de una cubierta nos puede hacer ahorrar más en dinero, tiempo y disfrute de la propia piscina.

En cualquier caso, lo ideal es conocer las características de la piscina y su entorno, así como tus necesidades para hacer una u otra elección. Si tienes dudas, ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos sobre las mejores opciones para ti.